banner ads
Una de vacunas vaca - 0 Full view

Una de vacunas

Cómo en aquella película del golpe (olvídate de verla en Netflix) los diversos laboratorios mundiales, van sacando su vacuna. Una tiene un 2% más de efectividad que la otra, pero la nueva que va a salir la raspa unas décimas más. ¿Y qué tiene que ver esto con El Golpe?

Pues mientras escucho su Banda Sonora inconfundible, recuerdo aquel salón de apuestas, donde toda una serie de actores, apostaban en carreras de caballos, mientras Robert Redford encandilaba al primo de turno con el soplo de una carrera amañada.

¿España es prima?

Y no es una pregunta de un viejo profesor de matemáticas que nos pregunta sobre los números 2, 3,5, 7 etc.  Si realmente vamos a apostar todo al soplo de una vacuna para Enero. Por todos es sabido que una vacuna tarda al menos 2 años en estar probada, testada y aprobada para su uso en humanos. Y no me vale al excusa que se inviertan millones de euros en su desarrollo para que esté en 4 días. En la era de la inmediatez nos hemos acostumbrado a pulsar un botón y tener casi de todo al instante. Pero el mundo de la investigación es cómo un buen vino, necesita su tiempo, elaboración y envasado.

De baratillo

Un vino baratillo, puede parecer vino desde cierta distancia. Puede ser grato para deglutir un pincho de tortilla, pero al pagar la cuenta nada quedará en las papilas gustativas salvo esas moléculas de cebolla anexas a la tortilla. Un fármaco de 6 meses será como ese mal vino, solo que el mal vino salvo un dolor de riñón o cabeza no va a jugar a la ruleta rusa con nuestra salud.

Apostar al caballo amañado

En este juego está claro que el ganador siempre va a ser el laboratorio. El que tome el elixir mágico que se encomiende a San Isidro (ahora en cuarentena). No hay duda que se generará una buena vacuna, pero eso sí con tiempo. Y si los diarios, televisiones y  tweets no te recuerdan que ese tiempo de elaboración es largo, es porque sin duda, son actores en esta carrera.

Written by Rubén García Codosero

Escritor y programador o viceversa.

Related Articles

Leave a comment