Súper Tú súper_tú - 0 Full view

Súper Tú

Súper Tú

Las ciudades se han transformado, el marketing ocupa casi cada esquina de esta ciudad. El inminente estreno de la película de Batman contra Superman se anuncia como una epopeya épica delante de nuestros ojos.  Un multimillonario con una fortuna inmensa y un gran despliegue en ID + D contra un hombre normal. Normal en su planeta claro, muy lejos de esta galaxia. Pero he aquí que su planeta ya no existe, que nuestro hogar es el suyo y que ya tiene todos los papeles en regla.

El objetivo de los dos es el mismo, acabar con el mal y hacer que el bien, la justicia y la razón brillen con su estandarte. Si pudieran salir por un momento de la gran pantalla, el panorama patrio les llevaría a contratar más ayudantes o bien a poner los pies en polvorosa a otra parte.

Imaginemos al bueno de Batman multado en la M30 por ir a más de 90, por no llevar matrícula ni pegatina de la ITV en el cristal de su Batmóvil. O buscando en sus calzones una moneda, para poder pagar el parquímetro. Eso sí, algunos malhumorados controladores de la hora, harían enmudecer al mismísimo Joker. Y una vez al ponerse a repartir mandobles en la gran Vía o en Sol contra carteristas, rateros, atracadores, bandas de mendigos organizadas, y algún concejal electo, se daría de bruces con la justicia, por métodos no humanitarios, xenofobia, racismo, pepero, del psoe o del Atleti, cualquier cosa. Y si aún le diera tiempo de colocar su foco en un edificio para proyectar su murciélago en el cielo, alguna ordenanza municipal, le obligaría a retirar el foco no sé cuántos metros al interior, o quizás una multa porque solo el cartel del Tío Pepe o Schweppes puede brillar en la noche madrileña. Eso si la moqueta del batmovil le quedaría un poco sucia, de la porquería de las calles, o el desagüe de algún can en las ruedas. No digamos de Robín y su pedida de aumento de sueldo y vacaciones, plus de peligrosidad y horas sindicales, vamos para irse a Gothan y echar el cierre.

¿Y Superman? ¿Lo tendría más fácil? Pues mira no, ya que para sobrevolar Madrid, necesitas permiso de AENA con una semana de antelación, identificación de matrícula de avión, seguro de responsabilidad, plan de vuelo y sólo con autorización para entrar en Barajas, Torrejón, Getafe o Cuatro Vientos. Qué despiporre el de las bandas latinas que acribillan a balazos a quien no comulga con su salvajismo, o manteros con trabajo robado a los creadores, o sinvergüenzas de medio pelo que se ríen de las mendigas, o mendigos disfrazados que se ríen de los transeúntes. No le quedaría más que ir de paisano, en el metro. Comulgar con el bono de 10 viajes y si hace transbordos con el autobús picar de nuevo el billete. Por qué no hay tarifas para superhéroes, ni parados, ni trabajadores, ni para personas que no tienen otro medio de transporte, aquí hasta Clark Kent claudica. Y mejor que desactive su súper oído, porque los 1001 idiomas que se hablan en esta ciudad, le pueden dejar sordo, amén de batucadas, acordeones, órganos con y sin cabra, reggaetón de móvil, ya sabes súper, suspiros de España. Y de congelar al personal ándate con cuidado, lo mismo que a Batman, xenofobia, racismo, trato indiscriminado o impuesto al sol, en este caso al frío, que por todo hay que pagar. Y ojo no se te ocurra cambiarte en una cabina, ya no hay y en la calle quedaría mal, prueba en un locutorio, los tienes en casi todas las calles, o en un bar pero como es solo para clientes, pídete un café que lo mismo una caña te da positivo y te multan a la entrada.

¿Kryptonita Superman? No es la suciedad de las calles, mira cómo va Batman de sucio; le falta pedir monedas ¿Que ya se las han dado en la puerta de Sol? Normal, con Mickey y Dora la Exploradora. Y si vas al rastro Superman, no uses tu visión de rayos x con los trileros, porque verás que no hay bolita en sus vasos y te puedes meter en problemas. Mejor poneros una mochila y una gorrita, pasaréis desapercibidos y podréis ver a los verdaderos héroes de esta ciudad. Los que abren las tiendas, bares, comercios, farmacias, locales todas las mañanas, los que conducen para ir a su trabajo, los que se dejan la piel en el asfalto, un día y otro para que esto funcione. Como veréis los villanos no están en la calle, gritan desde púlpitos o saludan desde algunas ventanas, se les ve todos los días en televisión. Ojalá un día todos los héroes se den cuenta, que son 10.000 héroes por cada villano, que la superioridad numérica les avala, nos avala.

No necesitamos capas, ni siquiera batmoviles, solo calzárnos nuestras botas y cambiar el giro de las manillas del reloj. Esto hace mucho tiempo que se ha terminado, como el planeta Krypton, como los padres de Bruce Wayne y tú querido heroína o héroe que lees estas líneas estás desde hace mucho tiempo en primera línea. Adelante con tu día a día, los que son de tu harina; jamás se rinden. ¡A volar!

súper_tú

Written by Rubén García Codosero

Escritor y programador o viceversa.

1 Comments

Leave a comment